Screenly y el Cine bajo demanda

Del 11 de mayo de 2015

Screenly website

 

Ha sido un año y medio de trabajo previo hasta el pasado jueves cuando por fin pudimos activar la plataforma de Screenly. Un proyecto en el que he invertido mucho trabajo y mucha ilusión por ayudar a crear un modelo disruptivo en un sector tan necesitado como el de la distribución y exhibición cinematográfica, pero sobre todo por el hecho de sentirme parte de un equipo muy válido y con una misma visión conjunta.

Con el ‘cine bajo demanda’ o TOD (Theatrical On Demand) como bandera, este es un modelo relativamente nuevo que cuenta con proyectos ya validados en Estados Unidos como Tugg y Gathr, ambos con casi 3 años de existencia, así como otros proyectos más recientes a nivel europeo como Ourscreen o La Septième Salle. Pero también con experiencias menos exitosas como ha sido el caso de We Want Cinema en Holanda, a quienes vimos cerrar la persiana a principios de marzo. Una carrera en la que a todos les gusta reivindicar su modelo como algo único e innovador pero en el que aún queda muchísimo por desarrollar y perfeccionar.

En una clara alusión al ya popular VOD (Video On Demand), el TOD (Theatrical On Demand) comparte esa misma filosofía de catálogo a la carta pero lo cierto es que tienen poco más en común. Para entender a fondo el concepto del cine (o proyecciones) bajo demanda, es necesario conjugarlo con 3 elementos o tendencias propias de la economía digital como son el crowdfunding, las herramientas de autodistribución y en última instancia la economía colaborativa.

De un parte, la idea de bajo demanda funciona cuantitativamente de forma distinta puesto que está ligada al concepto de quórum o umbral de asistencia. Para que una proyección efectivamente tenga lugar, es necesario vender un mínimo de butacas. Un requisito imprescindible si se pretende cubrir los costes necesarios de cada proyección. De aquí surge el concepto de crowdticketing que toma del crowdfunding la misma búsqueda de soporte financiero, en forma de preventa de tickets, a la vez que se apoya en el compromiso y la complicidad directa con el público.

De otra parte, siguiendo el ejemplo de herramientas de auto-distribución de contenido audiovisual como VHX y unido a la eclosión del fenómeno direct-to-fan, encontramos un modelo con un fuerte componente democratizador y dinamizador de los recursos del sector. Un modelo que a priori se ha presentado como un acceso a la distribución para aquellos que carecen de ella, es sin embargo un modelo capaz de atraer tanto a creadores independientes sin distribución como a aquellos grandes proyectos con recursos de sobra.  Ambos pueden convivir en una plataforma en donde no solo ponen a disposición sus contenidos para poder ser exhibidos públicamente, sino que además pueden acceder a unos servicios en donde encontrar diferentes propuestas de valor según sus necesidades (extras a la proyección, sondear nuevos territorios de exhibición, aumentar la visibilidad orgánica del proyecto en internet…etc)

Todo ello tiene un encaje además en lo que se ha denominado consumo o economía colaborativa. Una forma de conectar unos recursos tradicionalmente verticales ahora conectados de forma horizontal gracias a herramientas tecnológicas que permiten flexibilizar y maximizar su uso restando fricción en todo el proceso. En este sentido la figura del promotor es quien mejor ejemplifica la idea de empoderamiento de un público que es ahora capaz de conectar de forma horizontal un contenido con una sala de exhibición totalmente bajo demanda. El promotor puede ser cualquier persona, ajena o no al sector, que decide promover una “simple” exhibición pública comercial para que se convierta en un evento capaz de trascender en una experiencia colectiva que recupera elementos nostálgicos de la exhibición pero también con infinidad de posibilidades más.

A día de hoy la plataforma se presenta en fase beta, con un catálogo modesto y un circuito de salas todavía centrado en Barcelona. Queda mucho trabajo por hacer y muchísimo camino que recorrer. Si estás interesado en el tema, te animo a discurrir por todos sus contenidos (Sobre nosotros, Cómo funciona, FAQ…) en una apuesta por una gestión abierta y transparente de estos que contribuya a aportar valor no solo a la marca sino también al sector.

¡Nos vemos en las salas!

 

El gran Lebowski (1998)

Compartir:

Puedes seguir los comentarios a este artículo via RSS 2.0 Puedes dejar un comentario, o enlazar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Pinterest